(2015) Artículo en Periódicos Nacionales: “Microfósiles revelan la variada flora tuvo la Patagonia”.

Microfósiles revelan la variada flora que tuvo la Patagonia

Una metodología antigua, pero aplicada por primera vez al estudio de la vegetación del pasado, permite corroborar que la zona austral alguna vez un frondoso vergel.  
Paula Leighton N. Cuesta imaginar que la vasta superficie de pastizales, árboles achaparrados y pastos que afloran como mechones en la estepa patagónica fuera alguna vez un tupido y selvático bosque. Pero aún más sorprendente resulta el que microscópicos cristales fosilizados de hojas que se descompusieron en el suelo hace 50 millones de años puedan decirnos hoy cómo lucía el paisaje en esa época y cómo evolucionó en los siguientes 38 millones de años.

Utilizando una metodología desarrollada hace un siglo, pero que nunca antes se había aplicado al estudio de eras geológicas pasadas, paleoecólogos pudieron reconstruir cuán tupido o abierto era el follaje en distintos momentos del tiempo para así estimar cómo fue cambiando la vegetación y el clima patagónico en la llamada era cenozoica (49 a 11 millones de años atrás).

Era turbulenta

“En ese período la vegetación a nivel global sufrió grandes modificaciones, guiadas por profundos cambios en el clima, la concentración de gases con efecto invernadero y la tectónica, incluyendo cambios en la distribución de los continentes, como el desmembramiento del Gondwana Occidental y el surgimiento de cordilleras como Los Andes”, describe Felipe Hinojosa, doctor en Ecología y Biología Evolutiva y profesor asociado de la Facultad de Ciencias de la U. de Chile.

El estudio, publicado ayer en la revista Science, comprueba que hace 49 millones de años una tupida vegetación rica en árboles de hojas anchas crecía en la Patagonia. Progresivamente, ese follaje fue tornándose menos denso, pasando por bosques más ralos y arbustos, hasta convertirse, 32 millones de años atrás, en un hábitat abierto, que mezclaba matorrales y áreas desérticas.

Artículo completo y Fuente:

Comentario a solicitud de El Mercurio 16-01-2015. http://diario.elmercurio.com/detalle/index.asp?id=%7B3def1aa5-8b2a-4d8c-b4ed-3591ecdd1158%7D